8.14.2011

PEQUEÑO MUSEO DE INSECTOS


La primera de las manualidades que he preparado este verano para el casal de niños se trata de un pequeño museo para colgar, que en este caso hemos decidido que fuera de insectos, pero que podría servir para cualquier otra cosa. Para realizarlo debían manipular papel, dibujar, pintar y recortar, por lo que la actividad era bastante completa.
Para empezar debían hacer una cajita de papel, muy sencilla, partiendo de un cuadrado de papel de colores. Es parecido a un comecocos, incluso más sencillo;  he encontrado un link perfecto para que veáis como se hace y lo fácil que es.
Después se dibujan, se colorean y se recortan unos insectos, teniendo la precaución de dejarles unas pestañas en la parte de abajo, para poderlos pegar a la cajita. Y lo mismo con el nombre del insecto, al que se le deja un pestaña en la parte de arriba con el mismo objetivo, pegarlo con pegamento de barra. Finalmente, se pega una cuerda con cola blanca por la parte de atrás para que queden unidos y se hace un nudo en la parte alta para que se pueda colgar.
Una manualidad sencilla, pero que puede ser muy útil para alguna exposición en la escuela. Una versión algo más acabada consiste en pegar un marco de cartulina que le da un acabado más pulido.