6.03.2013

Linterna de papel para celebración suiza


Con ocasión de la presentación de Suiza a los alumnos de 4º de primaria, he pensado en una manualidad que se relacionara con una festividad de este país y se me ha ocurrido que una linterna de papel podía resultar sencillo y a la vez vistoso.
Allí, en Suiza, la celebración del 1 de Agosto, que es la fiesta nacional, es parecida a nuestra verbena respecto al fuego, aunque no se tiran petardos. Preparan una hoguera enorme -siempre dentro de las estrictas normas de seguridad- y los niños llevan linternas de papel y antorchas, contribuyendo a una noche de luz y fuego.

foto propia de 2010
Las linternas que yo vi en Suiza estaban realizadas igual que las lámparas de papel chinas, en acordeón y probablemente de papel de arroz, pero he visto otras posibilidades en la red y he preparado algunos modelos con papel de seda según mi inspiración.


El primero tiene la base de un globo y una pequeña estructura de cartulina para colocar la vela, pero tiene el inconveniente de que se debe realizar en dos pasos: primero hacer la corteza con el globo y esperar a que se seque y la siguiente fase, la estructura de cartulina para que se pueda colocar la vela, que para algunos niños podría resultar algo complicada.



La segunda opción tiene como base una botella de plástico de litro y medio, forrada de papel de seda y de nuevo una estructura de cartulina para depositar la vela. La botella la he reducido previamente y pegado con celo, para que perdiera un poco la forma; es decir, conserva la corona de arriba y la base y ambas están unidas por el papel. Lo que menos me ha convencido ha sido la estrechez de la botella, el diámetro, ya que dificulta bastante la colocación de la vela. 


La tercera opción, que he decidido que será la definitiva, está realizada con una garrafa de agua de 5 litros. Tiene la ventaja que la parte de arriba, la parte cónica de la garrafa, cortada e invertida, tapón incluido, es perfecta como soporte para la vela. He unido con celo las dos secciones de garrafa y la he forrado con papel de seda por el exterior. Finalmente le he adherido un reborde de cartulina para el acabado de arriba y unos pequeños asideros para el cordel, que más tarde será de alambre para que no se queme una vez encendido.

La primera opción creo que es la más bonita por la sencillez de la forma, más orgánica y os animo a que la hagáis para una fiesta al aire libre en un jardín, pero yo solo dispongo de un día con los alumnos para dedicar a esta manualidad y por eso la tercera es la que me resulta más factible. Ya os enseñaré el resultado.

interior de las lámparas