6.28.2010

PUERTA POMPEYANA

Había estado bastantes veces en Italia, visitando restos del antiguo Imperio Romano, como el foro romano de la capital y muchos otros; interesantes por lo que podían sugerir, pero la verdad que, cuando visité Pompeya, mi fascinación se disparó exponencialmente. Por primera vez me sentí trasladada al pasado. Aquellas devastadoras cenizas protegieron del paso del tiempo todos los detalles de una ciudad próspera y muy viva, hasta los más sutiles: los nombres de candidatos a las elecciones pintados en las paredes de las calles, una hogaza de pan dividida en ocho partes, instrumentos de cirugía, grafitis algo indecorosos y múltiples frescos que muestran escenas cotidianas muy esclarecedoras. 
Visitando una de las villas de las afueras de la ciudad, nos mostraron unas enormes puertas que, considerando que eran de madera, después de casi dos mil años se conservaban en bastante buen estado. No he olvidado aquellas extraordinarias puertas con restos de policromía que han servido de inspiración para restaurar la que hoy aquí presento. Como podéis ver en los frescos que os muestro a continuación, la combinación de colores es similar. Espero que os guste.

14 comentarios:

NINA dijo...

Me encantó. Te habrá llevado mucho tiempo, no?
Pero te quedó preciosa.

Isabel Martínez dijo...

El efecto de la inspiración pompeyana te ha quedado fantástico. Alegre y muy mediterráneo.

Se deshizo el misterio de una anterior entrada. Me ha gustado mucho ese humo que exhala la cara del muñecote.

Ay, Is@Hz, que esta entrada la he disfrutado de lo lindo con el maravilloso vídeo que has montado. Cuánta belleza.
¿Sabes? También caí rendida en Pompeya, mi asombro no cesaba. Qué ciudad más bien conservada por culpa del volcán que acabó con sus habitantes.
Cuerpos, calles, villas, templos, perros, baños, panes, fuentes, frescos y hasta casa de citas (la del dibujo indecoroso en piedra). Todo ayuda a imaginar la vida que allí se hacía.

Un besazo.

Is@Hz dijo...

Me alegro que te haya gustado, Nina y lo tengo muy en cuenta viniendo de ti.
No me ha llevado más de tres o cuatro días a ratitos, pero la he dejado "reposar" unos días, porque dudaba sobre los adornos finales. Por un lado no quería excederme, por otro había una parte más atrevida que me tentaba a hacerlo... Lo maravilloso de estas tareas es que las posibilidades son infinitas. ¿Verdad?

Is@Hz dijo...

Isabel, no dudaba que tu espíritu viajero y tu sensibilidad te hubieran llevado hasta Pompeya. Ciertamente, interesantísima y fascinante. Si lo pienso hace más de 10 años que la visité y todavía me quedaba pendiente la puerta, que me quedó grabada.
Gracias por seguirme, fiel amiga. Un beso.

NINA dijo...

Si, infinitas.

No tuve la suerte de estar en Pompeya pero he visto muchas imágenes.

Las paredes maravillan.
La casa de los Vitti era en Pompeya, no?

Baci

Is@Hz dijo...

He estado repasando y no recuerdo especialmente la casa de los Vettii, Nina, pero es cierto que se encuentra allí. La verdad que hay mucho que ver y no me importaría volver.
Un abrazo, te agradezco mucho tus comentarios.

Carlos dijo...

El viaje a Pompeya siempre fue uno de mis deseados y ahora ver trasladado su arte a casa me hace sentir mejor. Entrar y salir de casa se convierte en un pequeño placer visual.

isa dijo...

Me alegro mucho, Carlos, aunque no hace falta que continúes diciendo AVE CESAR cada vez que se abre la puerta. Gracias por llevarme hasta Pompeia. Un beso.

David Beltrán dijo...

jajajajaj!!

Ave, Isa!! Digo, Hola, Isa! Me encanta el texto que has escrito, la puerta que has hecho... El arte se hace evidente cuando tus manos se ponen a la obra...

Yo sé de uno que como decida que el año que viene su curso va a ser el del Imperio Romano, te va a pedir una puerta pompeyana a la entrada del aula... ¿Sabes a quién me refiero, no?

Felicitats, senyuuuuu!!!!

Is@Hz dijo...

Gràcies per les teves paraules, David, i per tot el recolzament que he sentit de tu durant aquests anys d'activitat bloguera. Espero que em segueixis visitant -de tant en tant- i fins hi tot que em demanis alguna idea per algun projecte decoratiu nou, personal o professional.
Molta sort a la teva nova tasca educativa. Una abraçada.

Ms. Frutos dijo...

Me encantan los colores y todo. No quiero ni pensar lo que vas a hacer con la puerta doble de vuestra habitación, unos baños romanos? Esto ya va a parecer la casa de Carlos el Dios y su esposa Isabelina.
El otro día escuché como SOfía le describía tu casa a una amiga, más que una casa parecía que estaba describiendo el paraiso de los niños.

Is@Hz dijo...

Me alegro muchísimo de que te guste, aunque no me extraña, nos separan muchos kilómetros pero no la buena sintonía que tenemos. Más aún siendo yo tu discípula en artes decorativas y tu la maestra e incitadora.
Respecto a la doble puerta de mi habitación, creo que la dejaré en madera -después de lo que me ha costado decaparla-, pero no descarto seguir con el pasillo, una hiedra, un humo retorcido..., no sé, ven pronto y lo decidimos juntas, como siempre.
Respecto a los comentarios de Sofía, dile que para que el paraíso esté completo, falta ella.
Un beso.

Mamen Hernández dijo...

¡Preciosa! Nuestro toque a nuestro alrededor, claro que sí.
Oye, me gusta mucho el nuevo fondo que has puesto al blog.
Un abrazo enorme.

Is@Hz dijo...

Un saludo y gracias, Mamen.
Tu siempre ahí, tan fiel, desde el primer día.
Besos.