10.08.2009

MEDUSA DE SEDA

Tal como os comenté, he querido diseñar un modelo que no requiera herramientas peligrosas y el resultado ha sido éste.
Es una medusa de papel de seda y cola blanca, que estoy segura que, si la ponen en práctica los alumnos, derivará en versiones muy creativas y divertidas.
No estoy descontenta, pero debo reconocer que no tiene el aspecto etéreo y sutil de las dos medusas anteriores, tan ajustado a las reales. Supongo que seguiré probando. A vosotros ¿qué os parece?
(Un día después).
Aprovecho una tarde de manualidades con mi hijo mayor, para mostraros a modo de tutorial cómo se hace, paso por paso.

Para la base de la cápsula, utilizaremos un globo.

En esta manualidad son suficientes tres capas de papel de seda encoladas.



Tras un día de secado, se corta el globo y se extrae con cuidado.

Se cortan flequitos de papel de seda y se pegan con cola, para decorar la medusa.



Se recortan espirales cuadradas de papel de seda que servirán de tentáculos. Se pegan con cola blanca, uno por uno, en el centro del caperuzón.

Voilà! Sencillo ¿no?

(El ratoncito que sale en la siguiente foto era el encargado en provocar la corriente marina).